sábado, 23 de octubre de 2010

TE REGALO MI CORAZÓN


Será que me he levantado hoy de lo más poética (cosa extraña en mí si el despertador suena a las 5:00 a.m.), que me ha dado por poner este título a la tarta. Paranormalidades aparte, el modelito que presento a continuación fue un regalito para un aniversario, obviamente. Pero no sé yo por qué le he cogido a esta tarta tan simple un cariño especial. Para empezar, porque la hice con mucho cariño... pues una tarta que "respira" amor por todos los poros ya es toda una inspiración para mí. Luego, por la sencillez de la misma, que creo que ya de por sí le da una elegancia única (soy de las que mete detalles y detalles y detalles por todos sitios en cada una de las tartas que hago, pero esta no los necesitaba en absoluto.) Y además, por las personas a las que iba dirigida: una parejita increíble que se ha marchado muy, muy, muy lejos y no sé cuándo tendré la oportunidad de volverlos a ver. Muuuuchos besos a ambos. Y, por supuesto, las gracias a mi Isa, que siempre se acuerda de mí para estas ocasiones y muchas otras más...¡¡eres única!!
Y los sabores... brownie de chocolate negro bañado en sirope de cacao relleno de crema de avellanas y crocanti de almendra.

9 comentarios:

Silvia dijo...

OHHHHHHHHHHHHHHHHHH que bonito.

Besos.

MERI dijo...

nena qué buena pinta......elegante y perfecta.

LA NUBE DE ALBA dijo...

Que corazon más elegante!!
Besitos!

Carmeta dijo...

delicada, sencilla, para mi son las mejores¡¡
un beso¡¡

Maryquylla dijo...

Cuanta razon tienes...es raro en ti una tarta sin detallitos...
Un beso

tsc dijo...

ummmmmmmmmm ¿por qué narices me ha costado tanto encontrar tu blog? ¡Artista! Quizás porque no tengo tiempo de ná y ando más perdida... Un beso guapa.

Luisa dijo...

Sencilla y elegante¡¡
El lazo parece de verdad¡¡
PERFECTO¡¡
Besitos

Mónica González dijo...

Bonita, bonita, bonita.
:)

el postre es cosa mía dijo...

Muchas gracias, chicas, por todos vuestros comentarios.
A veces lo bello reside en lo sencillo pero... me cuesta tanto dejar a un lado los diminutos detalles... forman parte de mí. ¿No os sucede igual?

Publicar un comentario