miércoles, 7 de octubre de 2009

A LA PLAYA...


¿Dónde quedaron aquellos maravillosos años en los que la familia de diez miembros se encajaban todos juntitos en un mini para ir a la playa? Pues no sé cómo se lo hacían pero lo conseguían. Luego estamos los de mi época que, aunque no éramos diez miembros, pero ocho sí... incluida la abuela, la tía, el bebé... con el carrito, la macro nevera hasta arriba de cubitos de hielo, los trescientos flotadores, el parasol... y nos lo pasábamos de miedo, todo el día en la playa, a pleno sol, con capas y capas de protector solar factor 15 (que en mi niñez eso era una barbaridad), y aún y así te ibas a casa más rojo que una gamba, esocío por el roce de la arena con el bañador y unos pelos... unos pelos que ponían el grito en el cielo.

Después de un paseo por el baúl de los recuerdos, vamos a por la tarta. Me la pidieron para regalarla a una familia a la que le encanta ir a la playa, y como la tienen bien cerquita, pues se aprovechan de poder hacer lo que más les gusta. Pretendía que fuera algo graciosa (un objetivo que tengo en prácticamente todas las tartas, sin llegar a ofender a nadie, por supuesto). Y creo que algo se consiguió... ¿qué os parece?


La tarta es un bizcocho brownie de chocolate negro, relleno de ganache de chocolate blanco y regado con sirope de cacao amargo. ¡¡Qué empacho de chocolate!!

6 comentarios:

kairós dijo...

Me parece que te ha quedado preciosa. Me la voy a apuntar para que sirva de inspiración (=copiar, jajaja) para una de un buzo que tengo que hacer mañana.
Un beso

Gemma dijo...

El tío de la arena es absolutamente genial!!! Qué gran idea, cómo me he reído! Una tarta preciosa.... o quizás debería decir OTRA tarta preciosa!

Natan dijo...

Absolutamente genial...obras de arte efímeras pero arte y del bueno!!!

el postre es cosa mía dijo...

Natan, ese es el mayor problema de estas tartas... que a la gente le da pena meterles el cuchillo... Pero no parecen muy arrepentidos después de habérselas zampado, cosa que me satisface aún más.

carmina dijo...

acabo de conocer tu blog, y me he quedado SIN PALABRAS , yo esto no lo domino ni en sueños Y me dio la direccion tu mami,enhorabuena realmente no sabia que veria, pense que nada mas lejos, que las tipicas tartas que se ven por ahi me equivique,,,, te felicito es un gran i original trabajo..."ME ENCANTA" CARMEN.

el postre es cosa mía dijo...

Carmen, gracias por pasarte por aquí. Es cierto que sorprende la primera vez que se ven este tipo de tartas. Eso es porque estamos acostumbrados que a los ricos bizcochitos de la abuela o los brazos de gitano, e impacta encontrar algo así . Me alegra que te gusten, al menos eso es lo que intento. ¡¡A ver si te animas a probar una!!

Publicar un comentario