sábado, 10 de julio de 2010

TARTA RAYO MCQUEEN


Rayo McQueen o Lightning McQueen para los angloparlantes.

Esto de no tener chiquillos por casa hace que uno se desconecte totalmente de los dibujos y películas infantiles que más están de moda. Cuando me hablaron por primera vez de Rayo McQueen se me quedó la cara a cuadros. Tuve que buscar información, ver vídeos en youtube y cosas por el estilo para averiguar de qué se trataba. Aunque, claro, llegadas las campañas navideñas lo comprendí todo bastante mejor: todas las tiendas estaban plagadas de juguetitos, ropa y complementos relacionados con el tema... así que Don McQueen estaba en pleno auge.

No fue difícil preparar esta tarta aunque para mí supuso un reto. Cuando se trata de modelados relacionados con el mundo del automovilismo y demás cosas varoniles siempre acudo a mi mano derecha, mi marido. Es muy perfeccionista y consigue resultados inmejorables. Yo no suelo darme cuenta de muchos detalles que para él seria impensable pasarlos por alto, como por ejemplo, las pulgadas de una llanta, el ancho de un guardabarro o el tipo de alerón. Pero en esta ocasión no pude contar con su compañía así que tuve que arreglármelas solita. Menos mal que Don McQueen fue bastante benevolente conmigo.




Esta tarta estaba hecha a base de capas de brownie de chocolate negro y "whitnie" de chocolate blanco (obvio), rellena de crema frigopié (fresa).

2 comentarios:

FLORA Y JESUS dijo...

Te quedo genial el cochecito y te comprendo porque mi marido tambien me echa una mano y es un cable.
Besos.

Mónica González dijo...

Jaja! Me has hecho reir con tu entrada, porque a mí me sucede igual!
Somos 4 hermanas y tengo 2 hijas... de coches y "cosas de varón" no tengo idea! Menos mal que tenemos a nuestros maridos que siempre nos dan una mano!
Enhorabuena por el Rayo McQueen!

Publicar un comentario