martes, 23 de junio de 2009

JACUZZI RELAX


¿A quién no le desestresa un baño en un jacuzzi? Estarse horas y horas entre burbujas hasta quedar arrugado... Aparte de ser uno de los grandes inventos del hombre, ha conseguido ser algo realmente útil para quien puede permitirselo. Y es que cuando uno piensa en desconectar de la vida rutinaria o en hacerse una casa a su gusto, siempre aparece por la mente una bañera de hidromasaje. Y en este caso el sueño se ha cumplido, pero en una forma algo más dulce de lo habitual. Pero tampoco desagrada la idea, ¿verdad?


Tras tanta burbuja, velas y pétalos de rosa se esconde un bizcocho de especias (un sabor único... una explosión de sensaciones que te transporta hasta la India...) relleno de nuestra típica crema de vainilla, de la de toda la vida.

1 comentarios:

Gemma dijo...

Me han emocionado tus palabras... yo también hice una tarta para una niña celíaca y fue una alegría enorme para ella, que normalmente siempe se queda con las ganas de comer pastel...sí, es injusto que pasen éstas cosas, pero afortunadamente siempre hay alguien ahí para intentar mejorar su calidad de vida...

Publicar un comentario